Ir a contacto
Nube 1 Nube 2 Nube 3
Blog Mantente al día de nuestras novedades

¿Qué es la disgrafía y cuál es su tratamiento ideal?

19/05/2022

0

¿Qué es la disgrafía?

La disgrafía es un trastorno específico de la escritura que se caracteriza por una serie de dificultades para componer textos escritos.

Como ocurre con la lectura, la escritura es una competencia básica, por lo que, al no poder realizarla correctamente, estos niños pueden sufrir un descenso significativo en el ritmo de aprendizaje.

Sin embargo, no se puede confundir la disgrafía con la dislexia ya que la dislexia es una discapacidad del aprendizaje en lectura en la que se confunde o se altera el orden de letras, sílabas o palabras.

Otro trastorno que normalmente se confunde con la disgrafía es la disortografía ya que los dos hacen referencia a problemas en el aprendizaje de la expresión escrita. En cambio, la disortografía se trata de una dificultad en la escritura cuya característica principal es un déficit específico y significativo de la ortografía (omisión de artículos y concordancias en número, problemas de acentuación, dificultades en la correspondencia de fonema y grafema, etc.)

Tipos de disgrafía

Existen dos tipos de disgrafía:

Disgrafía motriz

Se trata de un trastorno psicomotor. El niño o niña tiene dificultades en la escritura como consecuencia de una motricidad deficiente. Presenta una postura inadecuada al escribir y/o maneja de modo incorrecto el lápiz o bolígrafo.

Disgrafía específica

Se muestra con una mala percepción de las formas y las grafías que provoca que el niño cree letras difíciles de reconocer. En ocasiones también presentan una desorientación espacial y temporal.

Por otro lado, la disgrafía puede aparecer tanto en adultos como en niños ya que puede ser de tipo evolutivo (dificultad específica del aprendizaje con inicio en la infancia) o adquirido, fruto de una lesión neurológica posterior al aprendizaje de la escritura.

Síntomas de la disgrafía

La disgrafía se manifiesta a través de una serie de síntomas que aparecen desde el inicio de la escolarización y van en aumento a medida que avanza la escolarización inicial. Por eso es muy importante una detección temprana. Además, el niño se cansa mucho más que el resto de la clase ya que realiza un sobreesfuerzo y desemboca en factores emocionales ya que el cansancio se une a la frustración.

Algunos de los síntomas son:

  • Les cuesta mucho esfuerzo escribir
  • Dificultades para coger correctamente el instrumento de escritura
  • Caligrafía extraña, difícil de leer
  • Trazos desiguales, diferente tamaño en palabras y letras
  • Errores gramaticales y de puntuación
  • Dificultades con el espacio entre palabras, frases o líneas
  • Necesidad de decir las palabras en voz alta al escribir
  • Posturas incorrectas al escribir

Tratamiento de la disgrafía

Para corregir los diferentes tipos de disgrafía no es conveniente hacer que el alumno practique mucho la escritura, sino que el tratamiento ha de ir enfocado a que el niño vaya venciendo progresivamente las dificultades que le impiden una buena escritura.

Con una detección temprana y la intervención adecuada de maestros, especialistas, unido con el apoyo de las familias, los niños con este problema suelen superar sus dificultades de forma progresiva hasta conseguir un estilo de escritura totalmente normal.

Para controlar los problemas físicos es necesaria la terapia ocupacional. Los expertos trabajan en ayudar a los niños a mejorar la fuerza de la mano y a aprender la postura corporal correcta para escribir, además de ayudarles en las tareas escritas.

Ejercicios para disgrafía

  • Elegir el material adecuado para que el niño o niña pueda agarrar el lápiz de una manera más cómoda: lápices gruesos, rotuladores, adaptadores para lápices…
  • Reforzar la motricidad fina y la grafomotricidad
  • Corregir la postura corporal a la hora de escribir
  • Trabajar el trazo guiado
  • Pasatiempos como los laberintos
  • Ejercicios de atención y concentración, como los mandalas

Materiales para trabajar la disgrafía

En Los Cokitos tenemos un material para superar esta dificultad gracias a su formato lúdico y manipulativo: las letriformas son unas piezas imantadas que ayudan a los niños a realizar los trazos de las letras de una forma significativa para ellos. Además cada letra viene con una retahíla (breve poema rimado con las instrucciones del orden de la grafía de cada letra). Estas herramientas son técnicas muy poderosas para hacer frente a la disgrafía.

Recuerda que lo que más les ayudará es esta fórmula secreta: crear un clima de apoyo y comprensión.

Anterior
Siguiente

Comentarios

Deja tu comentario

Últimas noticias

Suscríbete

Suscríbete a nuestra newsletter

y recibe las últimas novedades