LAS LETRIFORMAS

Las letriformas surgen con la idea de ayudar a los niños en el aprendizaje de las letras, así como en la realización correcta de la direccionalidad de sus trazos.
Son piezas donde se conjuga la dirección de un trazo con algo significativo y sencillo para ellos. Partiendo de estas piezas se montarán las letras tanto mayúsculas como minúsculas. El material también incluye unas tarjetas donde aparecen las letras montadas y una retahíla para aprender y recordar los trazos de cada letra.

Las letriformas tienen ocho caminos distintos para llegar a un mismo aprendizaje. Se trata de que el niño adquiera las destrezas apoyándose en la inteligencia que tenga más fuerte y que del mismo modo, a la hora de jugar con ellas, entrene el resto.
Las letriformas y las inteligencias:

Inteligencia Lógico-matemática

Lógico-matemática

Estos niños aprenden mejor razonando, usando pautas y relaciones, clasificando, relacionando conceptos y trabajando con lo abstracto. Las letriformas aportan a estos niños pautas lógicas de direccionalidad en el concepto simple de un trazo, así las gotas de lluvia señalan un trazo inequívoco de arriba hacia abajo, el globo tiene una clara dirección hacia arriba, la luna y la barriga son curvas hacia adelante y hacia atrás según su forma en la realidad. A la hora de unir varios trazos y formar el conjunto de una letra, estos niños se ayudan de relaciones lógicas que efectúan apoyándose en sus esquemas mentales recordando las retahílas, por ejemplo, de la letra "I": "gotas de lluvia y dos carreteras, una por arriba y la otra abajo queda".

Inteligencia Lingüística

Lingüística

Estos niños aprenden mejor con explicaciones verbales, pensando en palabras, escuchando o narrando historias y reproduciendo poesías, retahílas o cualquier manifestación del lenguaje oral. Las letriformas tienen dos puntos fuertes para el pensamiento de estos niños. En el concepto simple del trazo, cada pieza tiene un nombre significativo con el diseño de la pieza en sí: la montaña, la luna, la sonrisa, el tobogán, la carretera, gotas de lluvia, la barriga, la escalada, la serpiente o el globo les ayuda a recordar mentalmente de qué trazo se está hablando. Por otro lado, a la hora de unir varios trazos y formar el conjunto de una letra, estos niños se apoyarán en la reproducción de las retahílas que aprenderán sin mucho esfuerzo ("una montaña y su carretera, hacen de la A una linda pradera"). Estas retahílas les ayudan a recordar los trazos que tiene esta letra en concreto: la montaña y la carretera.

Inteligencia Intrapersonal

Intrapersonal

Estos niños aprenden mejor teniendo espacio y tiempo privado, reflexionando, aplicando el conocimiento sobre sí mismos, haciendo proyectos a su propio ritmo, trabajando solos y marcándose metas y objetivos. Las letriformas ofrecen un aprendizaje que marca el conocimiento y la disposición de cada niño. Una vez expuestas las pautas de ayuda a la elaboración de los trazos y las letras, (presentación de las piezas, manipulación de las mismas, retahílas tarjetas con las piezas montadas…) los niños podrán interactuar con ellas de forma individual con tiempo para la reflexión de los pasos que intervienen a la hora de unir varios trazos y formar el conjunto de una letra. Fijarse en una tarjeta o recordar la retahíla y elaborar la letra por sí solos les produce satisfacción y placer por este juego.

Inteligencia Interpersonal

Interpersonal

Estos niños aprenden mejor en grupos, relacionándose, con responsabilidades dentro de un trabajo o juego y con la enseñanza entre iguales. Las letriformas ofrecen una posibilidad de juego en tres direcciones: - guiada: un adulto dirige las acciones, - grupal: varios niños juegan a la vez, - individual: el niño juega solo. Los niños con una inteligencia interpersonal disfrutarán enseñando a otros la direccionalidad que indica cada pieza, las retahílas, el nombre de cada letra y el resultado final de la elaboración del conjunto de una letra, de igual modo que les producirá disfrute mostrar a los adultos sus conocimientos finales y su correcta consecución en el proceso.

Inteligencia Visual-espacial

Visual-espacial

Estos niños aprenden mejor en imágenes, visualizando y trabajando con dibujos y colores.
Por ello, se trata de montar letras partiendo de piezas que les son significativas les ayuda a visualizar la forma global de la letra.

Inteligencia Cinestésica

Cinestésica

Estos niños aprenden mejor haciendo en lugar de viendo, procesando la información a través de sensaciones corporales, tocando y manipulando. Las letriformas son un juego de manipulación constante. Deben probar distintas formas a la hora de elaborar el conjunto de una letra, deben reproducir los trazos de cada pieza en una superficie y deben agrupar estos conocimientos y destrezas en la consecución final de la letra en sí. Manipular las cartas, pegar y despegar cada pieza, así como representarlas gráficamente le producirán estímulos gratificantes.

Inteligencia Naturalista

Naturalista

Estos niños aprenden mejor en espacios abiertos, investigando y con elementos de la naturaleza como mediadores de aprendizaje. Las piezas de las letriformas aluden en sus diseños a elementos del medio ambiente, urbano y rural (escalada, carretera, gotas lluvia, montaña, serpiente…) con la intención de atraer el interés de los niños que tengan una mayor sensibilidad con el mundo natural.

Inteligencia Musical

Musical

Estos niños aprenden mejor cantando y tarareando o provocando ritmos. Las retahílas de las letriformas tienen rima que propician la habilidad de estos niños para pensar en términos de sonido, ritmos y melodías, produciendo tonos y recuerdos sonoros, que les ayudarán tanto en el trazo de una pieza como en la elaboración del conjunto de una letra.

Subir ↑